La otitis no es grave pero sí bastante dolorosa. En invierno, otitis media es la más común ya que los catarros hacen que la mucosidad de la sinusitis y catarros llegue al el oído y se origine la infección. Pero en verano la otitis externa, externa difusa, también llamada otitis del nadador es la más común. Cómo prevenirla y cómo curar la otitis son temas que vamos a tratar en este artículo.

La otitis del nadador no es grave aunque sí muy dolorosa. La otitis externa es una infección de la piel que afecta al conducto auditivo externo. Debido a una humedad excesiva, se producen cambios en el PH de la piel, lo que altera las bacterias y hongos del oído. Así no resulta difícil relacionar la época veraniega con la otitis externa: como aumenta el número de personas que están bajo el agua, la otitis del nadador es de lo más común en estos meses. El calor incita a que pasemos más tiempo en playa y la piscina lo que incrementa el riesgo de sufrir otitis externa. La humedad en los oídos por los baños, por el sudor ocasionado por el calor, son las principales causas de desarrollar otitis externa.

  • Una de los factores que favorecen la otitis es la ausencia de cera, ya que el cerumen es un protector del conducto auditivo

Consejos para evitar la otitis

    1. Sécate los oídos cuando salgas del agua dedica unos segundos a secar el oído por la parte externa y la entrada del conducto.
    2. Evita largos periodos de buceo, especialmente los niños son los que más tiempo de inmersión pasan en las playas y piscinas.
    3. Utiliza tapones o gorros de baño de esta forma reducirás la entrada de agua en los oídos. Haz esto especialmente sin tienes perforaciones timpánicas, antecedentes de dermatitis, cirugías previas sobre los oídos, exostosis del conducto, diabetes o inmunodeficiencia.
    4. Evita bañarte en aguas contaminadas o limita el tiempo que estés en ellas. Los microorganismos presentes en las aguas estancas o las piscinas no acondicionadas son el perfecto caldo de cultivo para las infecciones.
    5. Recuerda que los otorrinos insisten en la importancia del cerumen como protector auditivo y recomiendan evitar el uso de bastoncillos. No uses bastoncillos, ni horquillas, ni palillos ni ningún objeto para rascar o limpiarte los oídos. Lo único que conseguirás será irritarte la piel y desproteger el oído porque arrastrarás la cera a la zona más profunda del sistema auditivo. Alrededor del conducto auditivo existe una fina película de cera protectora que si se elimina o mueve puede favorecer el desarrollo de las infecciones. Tienes que secar muy bien pero no metas nada dentro porque puedes producirte heridas.
    6. Como alternativa y en casos extraordinarios, puedes usar el secador de pelo a una distancia moderada para secar el oído. ¡Cuidado con acercarlo demasiado que podrías quemarte!
    7. Si el agua se quedase dentro del oído puedes utilizar unas gotas de alcohol boricado a saturación que preparamos en la farmacia. El uso de alcohol boricado (alcohol más ácido bórico), que preparamos en la farmacia con receta médica, puede ayudar a secar la piel del oído si has pasado mucho tiempo en el agua y, además, te contribuye a prevenir infecciones si lo usas a con frecuencia. Sin embargo, no puedes abusar ya que puede irritar la piel. Debes aplicarlo por la noche antes de dormir, así conseguirás que el agua que pueda quedar en la piel se evapore.
    8. Si eres propenso a generar tapones, te recomendamos que un profesional sanitario te realice una limpieza de los oídos. Si eres propenso a los tampones de cera, debes acudir al médico ya que tener taponamiento en el oído puede propiciar infecciones auditivas.
    9. Pero si la otitis persiste, el tratamiento se hace mediante fármacos antiinflamatorios y gotas tópicas con antibióticos. Acude al médico otorrino si sufres molestias en los oídos.

Tratamiento de la otitis

Los principales síntomas de la otitis son: dolor, molestias al masticar o bostezar, cosquilleo en el oído, sensación de tener tapones, leve pérdida de audición o sensación de agua en el oído. Si se tienes otitis y no acudes al médico, debes evitar el contacto con el agua en unos 10 o 12 días. Muchas otitis externas se curan por sí solas. Si ves necesario acudir al médico, con los antinflamatorios el dolor desaparecerá en 3 o 4 días y la inflamación en una semana. Así que evita bañarte o mojar el oído hasta que no estés totalmente recuperado.

La prevención es la mejor forma de atajar, no descuides estos consejos especialmente si eres susceptible a padecerla con facilidad. Te dejamos aquí el listado de consejos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) para evitar la otitis este verano.

Otros factores de riesgo, además del agua en verano y el sudor por las altas temperaturas son las dermatitis alérgicas, el estrés, los ambientes polvorientos, así como la contaminación bacteriana o química de las aguas.