Si cuando vas a la carnicería o a la frutería te preocupas en el origen de los alimentos que estás comprando, ¿por qué no miras los ingredientes cuando compras un champú o una mascarilla capilar?

No solo debe preocuparte si el champú está indicado para tu tipo de cabello, fino, graso, rizado, seco… Si quieres mantener un cabello sano, fuerte y denso dentro de tus posibilidades, deberías fijarte en la formulación de los productos que usas para cuidar tu cabello.

Seguro que has oído que hay que evitar productos que contengan entre sus componentes parabenos, sulfatos y siliconas. El motivo por el que debes huir de ellos es porque estos ingredientes pueden dañar la salud del pelo e irritar el cuero cabelludo.

 

Por eso en este post hemos querido hacer una guía básica para que seas conscientes de los 5 errores que puedes tener cuando compras un champú. Cuanto más consciente seas de cual es tu fallo, mejor comprarás tu champú.

  1. Preocuparte únicamente por comprar un champú que repare y cuide tu melena de medios a puntas. Y es que la elección de un champú se debe basar en la salud del cuero cabelludo y la mascarilla es la que debe elegirse según el estado de medios a puntas. Un elemento de la toma de decisiones fácil  e indispensable para tener una melena preciosa.
  2. No usar un champú de uso frecuente si te lavas a menudo la cabeza. Aunque parezca evidente puede que no estés siguiendo esta regla: cuanto más te laves el pelo, más suave debe ser.
  3. Elegir un champú que hidrate en exceso. Tan importante es llegar a la cantidad de hidratación que necesita una melena, como no pasarse. Si te excedes con la hidratación, la raíz puede quedar pesada, con apariencia de grasa y sucia, cuando el objetivo de lavarse el pelo siempre es dejar la raíz lo más limpia posible. Por eso, nuestro consejo es que compres un champú ligero y para los medios y puntas optes por las mascarillas para hidratar la melena donde hace falta. Ahora bien, si tienes tan seco el pelo que la raíz también necesita hidratación o estás mucho tiempo en la pisicina o la playa, debes usar un champú que hidrate de raíz a puntas.
  4. No tener en cuenta el pH. Elegir un pH entre 4 y 7 es la mejor opción para el cuidado y la salud de la melena. Debes tener en cuenta que los champús más agresivos son los que tienen un pH con más de 7, tienen más jabón y detergentes. Respetan el cuero cabelludo los de pH 7 que son neutros. Mientras que tienen un pH inferior a 7 son los más suaves porque no abren la cutícula.
  5. Un champú anticaspa de uso diario. Este tipo de champús tiene activos que combaten la flora microbiana que ocasiona la caspa, si los usas todos los días resecarás el cuero cabelludo demasiado, así que nuestro consejo es que lo alternes con otros champús más hidratantes.

Aunque lo mejor siempre es dejarse asesorar por un profesional para disponer de un diagnóstico exacto del estado de tu pelo, ya que hay factores como el estrés, el clima, los hábitos de peinado, la alimentación que influyen en el estado del pelo, por eso en Farmacia Fatou realizamos análisis capilares periódicos, una vez al mes.  Si quieres beneficiarte de uno de nuestros análisis, recuerda que son totalmente gratuitos y que simplemente tienes que pedir cita con nosotros.