Entre artrosis y artritis hay grandes diferencias aunque aparentemente parezcan semejantes, cada vez mas aumenta el número de personas que sufren este tipo de dolencias, bien por el aumento en la vida media de todos nosotros (artrosis) o bien por el gran “saco” de enfermedades que engloba la artritis (lupus, gota, espondilitis…).

imagen 3

Ambas cursan con sintomatología muy parecida ya que ambas son crónicas, de origen reumático, degenerativas y producen mucho dolor, sin embargo cabe reseñar que el reumatismo no es una enfermedad como tal.

Las enfermedades reumáticas son aquellas del aparato locomotor que rodean al aparato musculo-esquelético por cualquier causa que no sea un traumatismo o golpe, y dentro de las enfermedades reumáticas, además de artrosis o artritis, se encuentran la osteoporosis, fibromialgia o esclerosis sistémica.

Buenos, vamos a empezar a “meternos en faena”, la primera diferencia entre ambas es su origen; la artrosis lo tiene en el cartílago, siendo este la “bisagra” de nuestras articulaciones y el que amortigua las fuerzas que se ejercen sobre las mismas, de manera que al deteriorarse este cartílago perdemos esa capacidad de doblar las articulaciones de manera libre e indolora.

En cuanto a la artritis el problema está en la sinovial (membrana que se inflama y produce liquido), la constancia del líquido acumulado provoca que el “agarre” de esta membrana al hueso se vea comprometido provocando pequeñas erosiones o desgastes, esto se une a la continua presión de ese liquido sobre los cartílagos provocando una presión sobre estos impidiendo que realicen bien su trabajo de “bisagra” pudiendo acelerar una futura artrosis.

Ambos provocan dolor, en el caso de artrosis se considera una enfermedad mecánica y en el caso de la artritis se considera inflamatoria, “el dolor de las artritis es un dolor continuo, inflamatorio, no cede con el reposo”, mientras que “en las artrosis el dolor es mecánico, es un dolor cuando se pone a funcionar la articulación, cuando entra en reposo deja de doler casi siempre”.

Si hablamos de incidencia sobre la población cabe reseñar que la artrosis es mucho mas prevalente ya que un 70% de la población con edad de 80 años tiene artrosis en alguna de sus articulaciones, por el contrario la suma de las personas con artritis reumática no llega al 4% de la población.

A la hora de evaluar un tratamiento, hay que tener en cuenta que en ambas hay destrucción de estructuras que nunca se recuperaran de manera totalmente eficiente, por lo que cuanto antes se trate mucho mejor, incluso en términos preventivos sería la opción perfecta.

Antes de hablar de fármacos para solucionar el problema os vamos a comentar que suplementos se deben tomar para prevenir o retrasar los efectos de estas dos enfermedades:

El colágeno y el ácido hialurónico están implicados en la salud de estos componentes articulares. Su ingesta diaria nos ayudará a mantener la flexibilidad y movilidad de las articulaciones y la conservación del cartílago. El Ac. hialurónico de manera particular es uno de principales componentes del líquido sinovial, actuando como lubricante en las articulaciones. Sus propiedades son beneficiosas para las artritis de rodilla, codo, cadera, ligamentos y meniscos.

El magnesio es otro complemento utilizado para la prevención y tratamiento de la artritis ya que se encarga de controlar la inflamación y los procesos que la desencadenan. Otros suplementos minerales orientados a aliviar los procesos artríticos son las Vitaminas C, E, D, B5 y B9.

Los suplementos minerales para la artrosis aunque parecidos no son los mismo destacando Vitamina C, magnesio, omegas 3-6-9, aceite de Onagra, Vitamina E, acido fólico o la glucosamina (ayudando a disminuir el dolor y a retrasar la degradación de la articulación afectada).

Como primera opción de tratamiento están los antiinflamatorios, claro que estos solo actúan sobre los síntomas disminuyendo la inflamación, pero no sobre el verdadero problema, por lo que la enfermedad continua desarrollándose. Aunque en la artrosis la primera elección es la misma, se debe tener más cuidado en no sobrecargar la articulación ya que todo esfuerzo repercute negativamente, lo ideal sería fortalecer los músculos adyacentes con entrenamientos personalizados y guiados por profesionales.

Cabe reseñar que la artritis es una enfermedad que aparece de manera más temprana en la vida del ser humano que la artrosis, en común tienen ambas que se desarrolla con mayor incidencia en mujeres que en hombres.

Resumiendo:

Artrosis Artritis
Afecta a más gente Afecta a menos gente
Menos inflamatoria Muy inflamatoria
Dolor mecánico Dolor inflamatorio
No dolor en reposo Sí dolor en reposo
Desgaste progresivo y lento Desgaste rápido
Afección sobre personas de mayor edad

Mayor incidencia en personas jóvenes

Tratamiento más sencillo Tratamiento más complicado

 

Para cualquier duda o sugerencia no dude en contactarnos a info@farmaciafatou.es o en nuestra propia oficina de farmacia en calle Haza de Liendo 4 Ginés, Sevilla, en horario continuado de 9 a 10 de la noche todos los días del año.

Raúl Pérez Carmona. Farmacéutico Adjunto.